La Comisión Europea tiene por objetivo conseguir que todos los envases de plástico sean reciclables para 2030